LORSCAPES. PAISAJES DESDE EL FILO




El director de arte de nuestra revista, el fotógrafo Lorenzo Hernandez, acaba de publicar su último libro, Lorscapes en la editorial Aurora Boreal, donde nos muestra su personal visión de la fotografía de paisajes, alejada de cualquier convencionalismo, rutina o tentación costumbrista, de modo que las imágenes que vemos en la publicación se convierten en retratos del alma de rincones urbanos y naturales que nos ofrecen su verdadero rostro y su auténtica condición. Para que el fotógrafo nos explique en profundidad su última obra, le realizamos esta entrevista que, como todas las de CINE CONTEXTO, va más allá de la excusa inicial y acaba siendo el medio para que el entrevista nos acabe explicando su mundo y sus ideas.



El director de CINE CONTEXTO, José Manuel Cruz (a la izqda.) entrevista a Lorenzo Hernandez (a la dcha.), en el pub Harlem de Málaga.


CINE CONTEXTO: Hasta la fecha, has publicado MANIfashion, LONDONvista, Arte en Movimiento y el número especial Boxing Day de la revista Aurora Boreal. Ahora, llega Lorscapes, un libro con fotografías de paisajes. Parece un cambio en tu trayectoria pero, en realidad, no lo es, ya que, en tus anteriores libros, el paisaje siempre tenía una importancia esencial. Pero, en este último libro, el paisaje es el gran protagonista. ¿Por qué?

LORENZO HERNANDEZ: Tiene varias respuestas. Una es que, normalmente, siempre te suelen encasillar en un tipo de fotografía: tú eres fotógrafo de retratos, tú eres fotógrafo de moda, tú eres fotógrafo de deportes, tú eres fotógrafo de paisajes… Las preguntas que siempre te hacen es qué tipo de cámara utilizas, si una Nikon o una Canon y qué tipo de fotógrafo eres. Entonces, yo creo que el buen fotógrafo tiene que ser fotógrafo en todo. No hay excusa para que no seas bueno cuando coges una cámara y haces una foto. Como tampoco te tienes que reducir a ser nikonista o canonista o laikista… Es decir, el aparato es lo de menos. Tú necesitas una cámara para hacer una foto pero, si fuera posible, yo la haría solo con el ojo. Y, después, está el hacer siempre buenas fotos. Y tienes que ser bueno en todos los campos. Mucha gente me dice: “Tú eres muy bueno en la fotografía de personas porque tú sabes sacar su interior y sabes mostrar su psicología”. Vale. Pero yo intento llevar esa habilidad que tengo a todos los campos de la fotografía. Sea un bodegón, sea un paisaje, sea un retrato… Por otro lado, a mí siempre me decían lo mismo: “Tú nunca haces paisajes. Eres un fotógrafo de personas”. Y yo pensaba: “¡Pero si yo llevo haciendo paisajes toda mi vida! ¡Si la primera vez que cogí una cámara, lo que hice fue irme al campo a hacer fotos!”. Mis primeras fotos son de paisajes. Y yo toda la vida he hecho paisajes. ¿Que hago los paisajes de un modo diferente a como normalmente se hacen? Sí. Y, por eso, nace este libro. Un poco para demostrar a los incrédulos que yo soy fotógrafo y puedo dominar todos los campos.



Dos de las fotografías que podemos encontrar en Lorscapes. Por ejemplo, el toro de Osborne retratado desde una perspectiva inusual.


CINE CONTEXTO: Sin embargo, inmediatamente, debemos hacer una aclaración. Porque cuando se habla de “fotografías de paisajes”, muchos lectores pueden llegar a hacerse una visión equivocada porque yo digo que este libro está compuesto por fotos que podrían denominarse “antipostales”, retratan determinados lugares pero de una forma completamente distinta a como podría hacerlo una postal: con un punto de vista insólito, inesperado… Háblanos un poco de ello.

LORENZO HERNANDEZ: Evidentemente, mis fotos no tienen nada que ver con postales. Mis fotos son psicológicas. Tú lo sabes muy bien porque conoces mi obra. Yo siempre quiero sacar el interior de lo que yo fotografío. Sean personas o sea esta taza de café. Si le hiciera una foto a esta taza, yo intentaría encontrar vida. Está vacía, manchada… ¿Por qué? Porque un individuo la ha utilizado. Yo no la quiero bonita y reluciente. No, eso no me sirve. Y con los paisajes, intento hacer lo mismo, intento sacar el interior de ese paisaje, lo psicológico, lo que yo estoy viviendo en ese momento, lo que puedo estar viendo que si tú estuvieras no lo ibas a ver… Lo que a mí me diferencia de un fotógrafo de paisajes es que, normalmente, el fotógrafo de paisajes lleva un trípode, estudia la luz, se pone allí, puede estar horas o, incluso días, para hacer una foto. Dice que la mejor foto de un paisaje es a las siete de la mañana y a las siete de la mañana está allí con su termo de café con leche, con todo preparado… Por ejemplo, es lo que hacía Ansel Adams, el fotógrafo norteamericano de paisajes muy conocido… Yo hago la fotografía de paisajes del mismo modo que hago la fotografía de retratos o la foto de moda. Es decir, captar el momento. Uso las técnicas que siempre utilizo para los otros tipos de fotografía: enfoco sólo lo que me interesa, fuerzo la luz sea para oscuro o para claro para intentar sacar algo diferente… Eso es lo que intento. Por tanto, no tiene nada que ver con una postal. En una postal, para empezar, está todo manipulado. Intenta sacar solo lo bello y lo bonito, intenta engañar al espectador para que el espectador vaya a ese sitio, y yo lo intento hacer de otra forma. Y creo que con Lorscapes lo he conseguido.



Blanco y negro y color en las fotografías de Lorscapes


CINE CONTEXTO: En Lorscapes, hay paisajes naturales, hay paisajes urbanos y las que son muy interesantes son las que se ven la ciudad desde la naturaleza y la naturaleza desde la ciudad porque allí se dan contrastes muy interesantes. A la hora de abordar cada uno de estos tipos de fotos, ¿tu actitud es la misma o no?

LORENZO HERNANDEZ: Normalmente, las personas se sienten inseguras en la ciudad. Por ejemplo, si vas a un barrio marginal. Cuando se mueven por las calles y se encuentran con gente que no es la habitual con la que suele cruzarse. Ven a un mendigo y creen que las va a atracar… Sobre todo, la gente mayor. La gente es así. Sin embargo, donde yo me siento más inseguro, si es que me siento inseguro, es en el campo. Como mucho, yo ando por el campo no más de dos horas. Porque me siento con la inseguridad de que puede salir un bicho, me puedo caer por cualquier ladera… Y, por ello, fotografía de forma diferente. Es decir, en la ciudad me siento más seguro y busco sitios que son interesantes aunque sean muy cutres mientras que en el campo, voy alerta. Es decir, en la ciudad, cuando fotografío, no voy mirando. Me lo encuentro. En el campo, sin embargo, llevo la cámara guardada y voy como Jason Bourne mirando por todos lados para ver por dónde puede venir el enemigo. Entonces, veo cosas pero porque estoy atento. Hace unos días, iba en Málaga en bicicleta, por Huelin, donde está la “chimenea” y, de repente, veo un edificio que están haciendo y es muy interesante. Me encontré, así, un encuadre muy bonito con la “chimenea” y el edificio. Pero me lo encontré. Hice una foto y seguí. En el campo, es diferente.



La naturaleza es vista desde una perspectiva diferente e insólita en Lorscapes


CINE CONTEXTO: ¿Con qué pintor te identificarías como un “alma gemela”?

LORENZO HERNANDEZ: Hay muchos. Por ejemplo, Balthus. Tamara Lempicka . Y, luego, por supuesto, Lucian Freud. Y también Paula Rego y Marlene Dumas.

CINE CONTEXTO: ¿Qué cineastas elegirías que consideras cercanos a tu obra?

LORENZO HERNANDEZ: Orson Welles. Hitchcock. Billy Wilder. También me gusta mucho Wim Wenders por el tipo de paisajes que muestra y por el documental que realizó sobre Sebastiao Salgado. De los nuevos, me ha gustado Pawel Pawlikowski  por su película Ida

CINE CONTEXTO: ¿Y en cuanto a escritores?

LORENZO HERNANDEZ: Estoy muy enganchado a Douglas Kennedy, el autor de The Moment, The Pursuit of Happiness y A Special Relationship. Últimamente, también me ha gustado la autora de la Trilogía del Baztán, Dolores Redondo



Cuadros de cuatro de los pintores preferidos de Lorenzo Hernandez. A la izqda., de Tamara Lempicka. Arriba, en el centro, de Balthus. Abajo, en el centro, de Lucian Freud. A la derecha, de Paula Rego.


CINE CONTEXTO: Te voy a hacer una pregunta que es un clásico pero que la vamos a dividir en dos partes, de modo que la segunda no es tan clásica. La primera parte es cuáles son tus proyectos inmediatos. La segunda es cómo gustaría verte dentro de diez años, qué te gustaría hacer como artista en todo ese tiempo?

LORENZO HERNANDEZ: En cuanto a mis proyectos inmediatos, he hecho un trabajo sobre yoga, sobre Ditte, una profesora de esta disciplina que hace maravillas con su mente y con su cuerpo. Después, también estoy realizando un libro sobre parejas, que se llamará Love. Y sobre cómo me veo dentro de diez años, yo tengo que decir que, como fotógrafo, me siento realizado. Si a mí me hubieran preguntado hace veinte años qué rumbo me hubiera gustado que tomara mi obra, la respuesta hubiera sido que tal como es ahora. Es decir, si mañana me muero, soy feliz. He publicado varios libros, tengo un nivel creativo muy alto, cada vez que hago “click” la fotografía es muy buena, porque yo no hago “click” si la fotografía no es buena… Los demás, pueden verla o no, pero yo la veo. Yo me veo, entonces, habiendo publicado más libros, con una fotografía cada vez más psicológica y más fuerte. Yo creo que, cuanto más años tienes, más tablas tienes. Me veo que voy a seguir aprendiendo. Como fotógrafo, yo estoy aprendiendo todos los días. Cada vez, digamos, son más chocantes mis fotos y, por tanto, cada vez tienen reacciones más negativas. Y esto me gusta. Me gusta que cada vez gusten menos porque a muchos no les encaja. Eso quiere decir que no estoy en el río, en lo que hace todo el mundo. Yo tengo la desgracia o la no desgracia de haber crecido en la época en que se hacía la mejor fotografía en prensa y en las revistas de moda, en los años 50, 60 y 70. Revistas como Vogue, como Harper's Bazaar, como Jardin des Modes… Y los directores artísticos de esa época. Y ese es el problema que yo tengo: si no estoy a ese nivel o mejor que ellos, no estoy contento.  Hace poco vi en el Vogue inglés una fotos aburridísimas de la familia Beckham, el mes pasado, en el Vogue italiano o portugués, algo parecido con Madonna. Cuando yo veo las publicaciones que hacen ahora, me digo: “Qué triste, ¿no?, ¿en qué nos estamos convirtiendo?”.  En los años treinta, Edward Steichen le dijo a la directora de arte de entonces del Vogue: “Tienes que convertir Vogue en el Museo del Louvre”. Es decir, que el que abriese la revista, no viera sólo moda, sino arte. Lo que me gusta de mi obra es que yo voy por ese camino.



Huellas, señales de la presencia del ser humano, en medio de la soledad


CINE CONTEXTO: A todos los entrevistados en estos primeros meses de andadura de la revista, le vamos a hacer la misma pregunta: ¿Qué esperas tú de una nueva revista de cine?

LORENZO HERNANDEZ: Un poco lo que acabo de decir del Vogue de los años 50. Que no sea más de lo mismo. Que desafíe la inteligencia del lector: eso significaría que estamos haciendo algo diferente y que es bueno. Y que, poco a poco, vaya siendo aceptada por la calidad y no porque se parezca a lo que ya hay.



La entrevista la realizamos en el pub Harlem, donde nos atendió muy amablemente Aroa de la Cruz.


Como ven, no sólo hemos conocido un poco mejor a Lorenzo Hernandez y a su obra, sino que hemos dando un repaso a cómo ha cambiado la fotografía en el último medio siglo y hemos anticipado que CINE CONTEXTO quiere ser una revista rompedora y que no se va a dejar llevar por el mainstream. Algo más que una entrevista al uso.



Comentarios

  1. Jugosa entrevista con Lorenzo Hernández que sigue emocionándonos con su mirada. Magnífico trabajo, lleno de plasticidad y contención. Deseando ver su nuevo proyecto "Love"...
    Enhorabuena a Cine Contexto y a J.M. Cruz por su pluma.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario