TODOS LO SABEN DE ASGHAR FARHADI. DE LABERINTO MORAL A LABERINTO VITAL





TÍTULO: Todos lo saben. TÍTULO ORIGINAL: Todos lo saben. AÑO: 2018. NACIONALIDAD: España-Francia-Italia. DIRECCIÓN Y GUION: Asghar Farhadi. MÚSICA ORIGINAL: Javier Limón. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: José Luis Alcaine. MONTAJE: Hayedeh Safiyari. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Penélope Cruz, Javier Bardem, Ricardo Darín, Bárbara Lennie, Inma Cuesta, Eduard Fernández, Elvira Mínguez, Sara Sálamo, Ramón Barea, Roger Casamajor, José Ángel Egido, Carla Campra, Jaime Lorente, Sergio Castellanos. DURACIÓN: 132 minutos. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.universalpictures.es/micro/todos-lo-saben#.

CALIFICACIÓN: 

El director iraní Asghar Farhadi realizó en Nader y Simin, una separación (2011) un brillante ejercicio de estilo en el que, a partir de una trama inicialmente minimalista, lograba desplegar un preciso y complejo retrato de la sociedad de su país, de sus problemas, de sus contradicciones, de sus ansias de cambio y, a la vez, de los obstáculos para que ese cambio pudiera materializarse. Esta película fijaba, además, el que iba a ser, por un lado, el principal abanico de preocupaciones del realizador (centradas en la responsabilidad moral, el alcance del sentido de culpa y el intrincado camino que hay que recorrer – a veces, sin destino – para llegar al conocimiento de la verdad) y, por otro, sus principales rasgos estilísticos como autor (una gran sobriedad expresiva, unas interpretaciones naturalistas y un guion perfectamente elaborado en su trama y de ritmo medido al milímetro). Con El pasado (2013) y El viajante (2016), Farhadi volvió a levantar dos colosales “laberintos morales” en los que incidía en los que parecían ser sus tema obsesivos pero en los que, por lo menos a mí me asaltó esa duda, parecía que había trazado el argumento de modo que dichos “laberintos morales” fueran posibles, es decir, manipulando las piezas de la trama para situar a los personajes y al espectador en un dilema aparentemente irresoluble. Hubiera bastado con que una de esas piezas tuviera una levísima modificación para que ese dilema se hubiera evaporado o, al menos, hubiera tenido unos términos más manejables.

No sé si el realizador ha llegado a ser consciente de ello o no, pero lo cierto es que la primera imagen que vemos en Todos lo saben es la del mecanismo paralizado del reloj de la torre de una iglesia con el cristal de la esfera roto. ¿Significa ello que el director quiere replantear sus señas de identidad, que ya no está a gusto con un guion tan mecánico y milimetrado?¿O es que, libre del poder de los censores iraníes, se siente más libre para llevar la historia con más desenvoltura? Sea como sea, podemos afirmar que su nueva película sí se aparta ostensiblemente de sus tres títulos anteriores porque, aunque la primera media hora de película (a pesar del cambio de escenario en el que tiene lugar la historia, pasando de personajes iraníes a personajes españoles) sí que sigue la línea hasta ahora habitual en él, cuando se produce el hecho que altera toda la narración, se dibuja una situación límite de gran envergadura que no se parece en nada a nada de lo que habíamos visto antes en el cine de Farhadi, pudiendo decir, parafraseando a Houellebecq, que el realizador ha ampliado su “campo de batalla”, de modo que, sin renunciar a dibujar un afilado “laberinto moral”, ha sabido incardinarlo en un “laberinto vital” de mucha mayor enjundia. Y la verdad es que Farhadi sale bastante más que airoso del reto.





Llama la atención en Todos lo saben el tratamiento de la historia y que, lo que en manos de cualquier director o guionista, se hubiera convertido en un film noir casi convencional, pase a ser en manos de Farhadi en algo completamente distinto. Y no se trata estrictamente de cómo se desarrolla el argumento, en el que, a partir de la presentación de los personajes y la ceremonia de boda que es el motivo de reunión de todos ellos, vamos viendo cómo la armonía aparente inicial se va desvelando progresivamente como ficticia y vamos descubriendo las tensiones ocultas que afectan a las relaciones entre los mismos. Tampoco pienso en el clima de sospecha creciente que va asentándose entre los miembros de la familia protagonista. Todo ello podría formar parte de los elementos tradicionales de un film de serie negra. Pero es que la mirada de Ashgar Farhadi es tan personal que, desprendida de cualquier cliché de género, se asemeja más  al canon de la crónica neorrealista, en el que la distancia entre la cámara y la realidad se reduce a su mínima expresión. Seguramente por ello, ni se llega a notar que la realidad de un pueblo español está siendo rodada por un director iraní (del mismo modo que Rossellini rodara en Berlín Alemania, año cero) porque, con independencia del lugar donde transcurra la historia, Farhadi, casi con rigor de documentalista, se dedicaría a captar con limpieza y sin tópicos el alma del lugar y sus gentes.

Como suele ser habitual en Farhadi, la visión que adopta es la de la reflexión moral, la de las deudas morales nunca resarcidas, la de las deudas morales que aparecen de repente por un pasado sin cerrar o por un presente inesperado, la de la persona que toma el camino correcto a pesar de su coste y la de aquella que decide no tomarlo debido, precisamente, al coste que conlleva. Como en otras películas del director, la búsqueda desesperada de los personajes les conduce, finalmente, a cierta extraña y serena desolación, la desolación que nace, quizás, de la constatación de que hacer lo justo nos puede traer la infelicidad mientras que vivir en la inconsciencia puede ser el recurso más hipócritamente agradable y llevadero. O, quizás, de que debemos hacer lo que creemos justo aunque no estemos seguros de si lo es o no y nunca podemos llegar a estarlo. Y estos temas son, en última instancia, temas universales que, con independencia del lugar donde jueguen su particular batalla, son comprensibles para todo tipo de público si el director sabe afrontarlos renunciando a los estereotipos y a cualquier tipo de hojarasca innecesaria. Farhadi ha sabido hacerlo y con austeridad expresiva y con una gran actuación de todo el reparto sin excepción, logrando recorrer la madeja de una historia que, moviéndose en todo el momento al filo del abismo, nunca acaba cayendo en él.

TRÁILER DE LA PELÍCULA:





Comentarios