BURNING DE LEE CHANG-DONG. LA REALIDAD BORROSA





El cine de Corea del Sur es uno de los que ha irrumpido con más fuerza en el panorama internacional del séptimo arte durante las dos últimas décadas, dándonos a conocer directores más que interesantes y, además, con enfoques absolutamente diversos. Tenemos directores que apuestan por un cine de género dirigido al gran público como Bong Joon-ho (Crónica de un asesino en serie -2003-, The Host -2006-, Mother -2009-, Rompenieves -2013-), Choi Dong-hoon (Woochi, cazador de demonios -2009-, El Gran Golpe -2012-, Asesinos -2015-), Kim Jee-woon (Dos hermanas -2003-, A bittersweet life -2005-, El imperio de las sombras -2016-) o Yeon Sang-ho (Train to Busan -2016-, Seoul Station -2016-). Y, también, tenemos directores enfocados claramente hacia el cine de autor (y que son los que han dado a Corea del Sur el prestigio cinematográfico internacional que ha adquirido) como Im Kwon-taek (Ebrio de mujeres y pintura -2002-), Park Chan-wook (con los tres títulos que conforman su impactante “Trilogía de la Venganza”, Simpathy for Mr. Vengeance -2002-, Old Boy -2003- y Simpathy for Lady Vengeance -2005-, Soy un ciborg -2006-, Stoker -2013- y La doncella -2016-), Kim Ki-duk (La isla -2000-, Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera -2003-, Samaritan girl -2004-, Hierro 3 -2004-, León de Plata a la Mejor Dirección en Venecia 2004, El arco -2005-, Time -2006-, Aliento -2007-, Amén -2011-, Pietà -2012-, León de Oro a la Mejor Película en Venecia 2012), Im Sang-soo (La mujer del buen abogado -2003-, La criada -2010-), Hong Sang-soo (Mujer en la playa -2006-, En otro país -2012-, Ahora sí, antes no -2015-), Lee Sang-woo (Mi madre es una puta -2009-, Mi padre es un perro -2010-, Fire in hell -2012-, Querido dictador -2014-. Dirty romance -2015-), Lee Su-jin (Princesa -2014-) y July Jung (Un monstruo en mi puerta -2014-).

Dentro de esta segunda tendencia, hay que mencionar a un director que ha adquirido especial relieve en los últimos años, Lee Chang-dong (Oasis -2002-, Secret Sunshine -2007-, Poesía -2010-), que, en el Festival de Cannes de este año 2018, ganó el Premio de la Crítica por su film Burning, el cual se ha estrenado en nuestro país el pasado 19 de octubre.

TÍTULO: Burning. TÍTULO ORIGINAL: Beoning. AÑO: 2018. NACIONALIDAD: Corea del Sur. DIRECCIÓN: Lee Chang-dong. GUION: Oh Jungmi y Lee Chang-dong, adaptando un relato corto de Haruki Murakami. MÚSICA ORIGINAL: Mowg. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Hong Kyung-pyo. MONTAJE: Kim Da-won y Kim Hyun. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Yoo Ah-in, Steven Yeun, Jeon Jong-seo, Kim Soo-Kyung, Choi Seung-ho, Mun Seong-kun. DURACIÓN: 148 minutos. PÁGINA WEB OFICIAL: https://www.burning-movie.com/.

CALIFICACIÓN: 

Cuando entramos en contacto con un cine que desconocíamos, nuevas miradas, nuevas opciones expresivas, nuevos temas y/o nuevos puntos de vista pasan a formar parte de nuestro imaginario cinéfilo. Es lo que sucedió al final de la II Guerra Mundial con la aparición del neorrealismo italiano a partir de Roma, ciudad abierta (1945) o la del cine japonés a partir del triunfo de Rashomon (1950) de Akira Kurosawa en el Festival de Venecia. Cuando hemos conocido el cine coreano, ha sucedido algo similar. Además de aportar historias diferentes y de llevar la realidad coreana a las pantallas, hemos visto otros modos y maneras de tratar temáticas que, en el fondo, son universales. Burning es una película que, por su desarrollo, puede parecer alejada de la mirada occidental pero que, cuando finaliza, si hubiera que encontrarle un paralelismo con un título clásico y muy conocido sería, sin duda, Blow-Up (1966) de Michelangelo Antonioni (si quieren confirmar si ese paralelismo es real, una vez que hayan visto esta película, piensen en la pelota de tenis inexistente al final de la película de los 60 y en lo que Jeon Jong-seo, la chica protagonista, cuenta sobre una naranja invisible al comienzo de Burning). En ambos casos, late una profunda desconfianza sobre nuestra capacidad no solo para llegar a comprender la realidad sino de saber cuál es la realidad misma. Como sucede con la imagen ambigua y confusa de las sucesivas ampliaciones de la foto clave que realiza el fotógrafo protagonista de la película del director italiano, el protagonista de Burning se esfuerza por aclarar un suceso que se revelará opaco y escurridizo (y no podemos concretar más si no queremos caer en spoilers traicioneros). Y, del mismo modo que en Blow Up, las circunstancias familiares y sociales del inexperto e improvisado detective hacen bifurcar en múltiples direcciones la reflexión sobre cómo nos implica a nosotros, los espectadores, el relato que estamos contemplando.





Y es ahí donde, posiblemente, las películas de Antonioni y Lee Chang-dong empiecen a diferenciarse. Porque, en el caso de Blow Up, siempre va a haber una barrera, un distanciamiento entre el espectador y el personaje interpretado por David Hemmings: este es un fotógrafo de éxito, poco sensible y empático, que, de repente, se ve sacudido por un acontecimiento cuyos perfiles van mutando en pocas horas hasta dejarlo sumido en el desconcierto. Podemos decir que, hasta cierto punto, hay una actitud irónica en relación a alguien que se creía en una especie de cumbre del Olimpo y que, de repente, duda sobre su condición y estatus. En el caso de Burning, la estrategia narrativa es, más bien, la contraria. El espectador va a tender a identificarse con el protagonista, con sus problemas sentimentales, sus circunstancias familiares y el complicado devenir en que se ve envuelto. De modo que Burning y su abrupto desenlace tienden a ser una apelación más directa y más visceral que la performance final de los mimos en Blow Up.

Influye también en los distintos tonos de cada película los lugares en los que las mismas transcurren. Si en el swinging London de Blow Up, el acontecimiento en el parque venía a ser una brecha inesperada en un mundo aparentemente feliz y burbujeante, el contexto en el que se desarrolla Burning es completamente distinto: la casa donde vive (y trabaja) el protagonista está cerca de la frontera con Corea del Norte, en la televisión se puede ver un discurso de Donald Trump y las críticas nada veladas hacia las fuertes desigualdades sociales en Corea del Sur (de hecho, el clasismo encubierto pero patente es una de las dimensiones de la película en la que podríamos profundizar) dibujan un mundo apartado de cualquier atisbo de calma o armonía.

Lee Chang-dong va haciendo desplegar su película con parsimonia y calma, sumergiendo poco a poco al espectador en una historia que, al principio, parece ligera pero que va ganando espesor hasta llegar a abrumarnos con las grandes preguntas para las que no tenemos aún respuesta. Sobre todo, aquella que consiste en plantearnos si somos capaces o no de descubrir qué es la verdad. Y, a partir de ella, la que sería mucho más problemática: la de cómo proceder cuándo solo tenemos una verdad parcial a la que recurrir y a la que aferrarnos. Y, con esto, llegamos a las fronteras de conceptos como la “lógica borrosa” o el “pensamiento débil”, los límites mismos a los que la filosofía ha llegado en los tiempos de las fake news, de la multiplicación de medios por los que los mensajes se divulgan y de unas redes sociales con opiniones que se vierten a un ritmo endiablado y atronador. Ante toda esa confusión, cualquiera puede sentirse desnudo ante un desconcierto que lo domina, del mismo modo que se encuentra el protagonista de Burning en su desenlace.


TRÁILER DE LA PELÍCULA:





Comentarios